Tampa City Ballet: el concepto, la esencia. Conversación con su directora artística Paula Nuñez.




Por Asley L. Mármol


Recuerdo haber escuchado el nombre de Paula por vez primera durante la ceremonia de premiación de la edición del 2017 del Youth American Grand Prix, en el Straz Center para las Artes Escénicas de Tampa. La llamaron al escenario para otorgarle el merecido lauro al mejor coreógrafo. Conocía sobre la excelente reputación de su estudio de enseñanza, America’s Ballet School en el norte de Tampa. Cuando nos reunimos por primera vez, en medio de un ensayo de su más reciente producción, If I Cry -la cual fue un rotundo éxito tras su presentación en Ybor City a finales del 2018-, descubrí a una verdadera artista de profunda sensibilidad, no únicamente a una exitosa empresaria y exbailarina. Me cautivó de inmediato su devoción por la danza, pero también la autenticidad y fuerza de la obra que se elaboraba frente a mí. No se insistía en la perfección rígida de la forma o en evocaciones clásicas; sino en un concepto creativo puro y libre que se construía a sí mismo como código común, una conversación entre bailarines y coreógrafos. Conectamos de inmediato a través de nuestra admiración por Batsheva Dance Company, dirigida por el israelí Ohad Naharin, un revolucionario del género, quien puedo ver tiene una reveladora influencia en Paula, si se me permite el atrevimiento. Luego todo fue apenas dejar que las increíbles imágenes se desdoblaran en el espacio. Sentí la certeza de estar en medio de un proyecto que tiene potencial para convertirse en un éxito mundial. Todo lo que sé, tras el fabuloso encuentro, es que reviso estas palabras con una sonrisa. Sin más preámbulos: Paula Nuñez, alma y espíritu de Tampa City Ballet.





ALM- Cuéntanos un poco sobre tu historia y tu devenir artístico.

Mi historia comienza en Venezuela en la Escuela “Ballet Arte”. Allí entrenábamos al estilo ruso (Vaganova) alrededor de 150 niños de escasos recursos y minuciosamente escogidos por su directora Artística: Lidija de Franklin. Una increíble bailarina retirada nativa de Rusia que llegó a Venezuela en los años 50 y nos abrió camino en el arte con su pasión, tenacidad, humildad, visión y amor por la Danza.

Cuando cumplo 14 años descubrí que nací para bailar, era absolutamente feliz en los estudios de danza. Me escogen a muy corta edad para ser parte del renombrado Ballet Internacional de Caracas. Era una compañía de fama internacional que giraba por el mundo y presentaba obras de renombrados coreógrafos. (Hans Van Manen, Ulysses Dove, Choo San Goh, Alvin Ailey, Nacho Duato, entre otros) Bajo la dirección artística de Vicente Nebrada y la primera bailarina Zhandra Rodríguez, aprendí que la danza mueve más que tu cuerpo, que la danza mueve memorias, emociones y el alma. Hoy me doy cuenta de lo afortunada que fui de haber tenido la posibilidad de trabajar, compartir y viajar con tantos artistas, bailarines, escritores, coreógrafos, diseñadores, músicos.

Allí conozco a los dos más importantes mentores artísticos de mi vida: Zhandra Rodriguez y el maestro José Parés. Con sus valiosas enseñanzas y entrenamiento no solo a nivel físico, pero también emocional bailé obras clásicas y neoclásicas a nivel internacional. Ellos me enseñaron que el arte es un acto de dar, de generosidad y que la luz que yo sentía y que irradiaba en el escenario, era un don y había que usarlo con responsabilidad y humildad. En 1989, el Cleveland Ballet me ofrece contrato y allí bailé por 4 años al mismo tiempo que hacía presentaciones como artista invitada en diferentes compañías.

Me retiré de los escenarios en los años 90 para formar mi familia. Mis dos hijos de 24 años (gemelos) son mi vida y mi fuerza para seguir adelante. En 1994 inicié una fundación en Venezuela: Fundación Ballet de las Américas, una escuela de ballet que todavía después de 25 años sigue adelante, y que ofrece una valiosa ayuda a muchos niños y jóvenes. En estos momentos tan difíciles en Venezuela, la danza se convierte en una esperanza. Muchos de nuestros estudiantes están hoy en día bailando profesionalmente en Europa y los Estados Unidos. La Fundación Ballet de las Américas sigue en pie gracias a mi colega y y bailarina Stella Quintana.





ALM- ¿Cómo surge la idea de crear Tampa City Ballet?

Tampa City Ballet surge primordialmente de la idea de educar y de usar la danza para el desarrollo social, desarrollo intelectual, creativo y afectivo a niños de escasos recursos. El arte al servicio de nuestra comunidad. “Outreach (divulgación cultural)”.

Las oportunidades que yo he tenido en el arte tuvieron lugar gracias a una beca que me ofrecieron para estudiar en una escuela de entrenamiento profesional cuando era una niña. Allí comienza todo; junto con Osmany Montano, mi gran amigo y compañero de trabajo de más de 20 años, cómplices y formadores de vidas. Los dos venimos de similares historias en países diferentes, amamos la danza y sabemos el efecto positivo que una beca causa en un niño, en una familia y en la comunidad.

Nos inspira el hecho de cómo el arte, la creatividad y la disciplina cambiaron nuestras vidas. Decidimos poner nuestras manos a la obra y darle vida a “On your feet (Párate)”.

Comenzamos a enseñar clases de ballet en escuelas vocacionales de arte a las 7:00 de la mañana en el polo opuesto de la ciudad; antes de comenzar a impartir nuestras clases en La Universidad de South Florida. Ese primer año otorgamos becas a 10 niños de escasos recursos económicos y les abrimos las puertas a un entrenamiento profesional en Américas Ballet School. A las 9:00 de la noche todavía estábamos en el estudio entrenando la primera generación de estudiantes que hoy en día ya son hombres y mujeres y que en su mayoría siguen sus caminos en la danza. Por ejemplo: Adia Hollist, beca completa para el Conservatorio de Boston, Anderson Da Silva, beca completa para la Universidad de Indiana, Brandon Carpio, beca completa en la Universidad del Sur de California, John Mieczkowsky bailarín del Tampa City Ballet. Nos esforzamos para que nuestros estudiantes reciban una educación artística sofisticada, avanzada y dedicada. A abrir nuevas tendencias para crear e indagar profundamente en lo que pueden ellos conseguir de sí mismos para poder desarrollarse como seres íntegros y responsables de la sociedad. “On your feet” comienza a dar frutos y en el año 2012 gracias al valioso soporte comunitario nace el proyecto no lucrativo Tampa City Ballet.

Hoy en día “On your feet” tiene una valiosísima colaboración con University Area CDC y su programa “Dream Catchers (Cazadores de Sueños)”. Este programa ofrece nuestra educación dancística a mas de 500 niños y jóvenes de comunidades de escasos recursos en Tampa. Allí contamos con un semillero de talento extremadamente valioso. Esto ha sido gracias a un gran esfuerzo de voluntarios y prácticamente sin recursos.

Al pasar de los años y como parte de un proceso natural surge la idea de formar la compañía profesional Tampa City Ballet. Esta es producto de la labor de seguir cambiando vidas y ofreciendo espacios para el inmenso talento de profesionales que hay en nuestra ciudad. Trabajando como profesores de la Universidad de South Florida pudimos darnos cuenta de la gran necesidad de un espacio profesional para los bailarines que se gradúan, talentos escondidos, a veces perdidos por la falta de un lugar donde poder seguir madurando y creciendo como artistas. La fuga de talentos es inmensa en Tampa porque no hay campo de trabajo. Es muy triste.





ALM- ¿Cómo está constituida la compañía? Háblanos un poco sobre la dirección y composición de la misma.

Tampa City Ballet está constituida básicamente por voluntarios, amantes del arte y personas que están convencidas de que Tampa necesita y se beneficiaría de contar una compañía profesional.

La Dirección Artística recae en mi persona y Osmany Montano. Osmany fue un excelente bailarín de trayectoria internacional. De niño estudio en Cuba y allí empieza su carrera. Hoy en día después de retirado es uno de los mejores maestros que he conocido. Los dos iniciamos este proyecto como obra de vida y seguimos día a día con fuerza y determinación. Tampa City Ballet nos da la oportunidad de dar a nuestra comunidad y de exponer el ballet no como un estilo, pero sí como una manera de vivir. Para nosotros es muy importante lograr que Tampa City Ballet pueda soportar artística y económicamente sus bailarines. Que puedan decir con honra “soy bailarín, esto es lo que hago, este es mi trabajo”. Hasta ahora nuestros bailarines tiene que trabajar fuera de su área, sin poder desarrollar su profesión al cien por ciento pues no contamos con los medios ni el apoyo financiero.

Luana Hidalgo, es parte importante de TCB. Bailarina de gran calidad humana y trayectoria profesional y artística. Se une a nuestras filas en el año 2017.

Elsa Valbuena ha residido en Tampa por más de 30 años. Su hija Josianne Flemint, fue uno de los primeros recipientes de nuestro programa de becas. Hoy en día Josianne ejerce su carrera como bailarina profesional en Europa y Elsa ha sido una de nuestras máximas colaboradoras y coreógrafa residente.



Roxanne Young, nuestra directora ejecutiva es una amante del arte. Ella es el balance y la logística de Tampa City Ballet. No tenemos palabras de agradecimiento por su invaluable apoyo y colaboración. Roxanne ha puesto su tiempo, su conocimiento y lo más importante es que desde un principio nos ayudó a llevar a cabo nuestra visión sin que nos quedara duda de que era una misión valiosa, responsable, íntegra y muy importante para el desarrollo cultural de Tampa; una gran voluntaria. Las dos sufrimos la perdida de nuestros esposos. Sabemos lo difícil que es la vida, luchamos por sacar nuestros hijos adelante solas y soñamos con lograr abrirle camino a muchos jóvenes artistas que merecen tener una carrera digna dentro de su profesión.

Los bailarines son el alma de TCB. Son creativos, humildes, jóvenes coreógrafos y creen en la fuerza del arte. Han sido contratados por proyecto, pero tenemos la fe de que pronto podamos ofrecerles más estabilidad laboral. La gran mayoría son bailarines graduados de la Universidad de South Florida y bailarines locales que de otra manera no ejercerían su profesión. Ellos mismos han ofrecido su tiempo y su talento para colaborar de diferentes formas con la compañía. Como parte de su inquietud por transformar y exponer la danza se están preparando para presentar talleres coreográficos en nuestra comunidad, eventos para recaudar fondos, ofrecer clases para las personas de la tercera edad, bailar en la calle para lograr que nuestra comunidad nos conozca y nos ayude a seguir adelante. Cada ciudad del mundo tiene su compañía o compañías de ballet profesionales y son parte importantísima del desarrollo, de la dinámica y el alma de una comunidad.





ALM- ¿Qué deseas lograr con Tampa City Ballet?

Tenemos grandes retos que no podremos lograr sin el apoyo de nuestra comunidad, personas amantes del arte y de la ciudad. Nuestro objetivo es consolidar TCB como una compañía moderna, sofisticada con visión progresiva y estable para Tampa, que abra oportunidades de trabajo y que enaltezca nuestra comunidad. Comenzar las colaboraciones a nivel nacional e internacional y asistir a Festivales para colocar a Tampa en el mapa nacional e internacional de la Danza. Conseguir un espacio propio y el presupuesto necesario para hacer de TCB una compañía próspera.

En cuanto a las becas, queremos lograr aumentar las cifras de niños becados y seguir desarrollando artistas con valores de vida y ejemplos a seguir por otros jóvenes. Cambiarle la vida a muchos más niños que pasan tiempo ocioso en los teléfonos y darles la oportunidad de crecer rodeados de inteligencia creativa, espiritual, afectiva y emocional. Seguir educando y cultivando audiencias para que seamos una comunidad participativa de las artes. Necesitamos del apoyo de nuestra ciudad, de nuestra comunidad. Por el momento carecemos de suficientes personas voluntarias que nos ayuden a lograr establecernos con base sólida. Necesitamos voluntarios en el área de finanzas y marketing. Es muy importante para el futuro de la Compañía.


ALM- ¿Qué planes futuros tienes personalmente y para Tampa City Ballet?

Personalmente quisiera seguir creando coreografías que también sirvan como trabajos de investigación.

Estamos trabajando muy duro para presentar nuestra próxima producción “YBOR”. Será la primera parte de una trilogía. Es una colaboración de varios artistas locales y nacionales con el fin de resaltar la historia e ‘intrahistoria’ de esta bella área de nuestra ciudad designada como Distrito de Relevancia Histórica Nacional. Es un trabajo arduo, de mucha investigación y creatividad. Esta producción será una manera de darle las gracias a esta ciudad que crece y emerge como lo hizo Ybor City hace más de 100 años. Un gran capítulo de nuestra historia.

Tampa City Ballet llevará al escenario esta producción el Sábado 25 y Domingo 26 de Mayo en el Mainstage Theater at HCC en Ybor pero también estaremos presentándonos en festivales en la calle, en museos, en clubs. Necesitamos exponer nuestro arte para que más personas nos conozcan y crear nuevas audiencias.

Músicos, bailarines, actores, historiadores, intelectuales, expertos y escritores estamos trabajando mutuamente. Repitiendo la historia de esa comunidad extraordinaria de inmigrantes españoles, cubanos, italianos y judíos que trabajaron arduamente para convertir a Ybor City en una de las ciudades más modernas del siglo XIX. Planificamos llevar esta historia a través del arte a las escuelas, para que nuestros jóvenes aprecien el valor de una comunidad que trabaja unida, que a pesar de las diferencias culturales y étnicas construyeron una sociedad de ayuda mutua, cívica, extremadamente próspera.

Ya comenzamos los ensayos, hemos estudiado meticulosamente los movimientos de los tabacaleros en las factorías, (Hombres y mujeres) el famoso lector que mantenía a los trabajadores informados e instruidos. Las historias de amor y de personajes importantes como José Martí, hombres y mujeres luchadores, culturas que trabajaron con una organización cívica extraordinaria. Creemos que esta producción y las bellas artes traerán a Ybor City un público diferente, un aire cultural distinto, novedoso, moderno y energizante. TCB ofrece una nueva manera de ver la danza.

Estos son los planes y estamos muy positivos de que hay un espacio para TCB en la ciudad. Pero necesitamos apoyo financiero, grants (subvenciones oficiales) y la colaboración de corporaciones para poder continuar con esta labor. Nuestros bailarines trabajan ad honoren y no sé por cuanto tiempo más podremos subsistir. Estamos muy agradecidos por todo el apoyo que el público nos dio después de nuestra primera función “AfterImage (Imagen Remanente)”. Duplicamos nuestra audiencia para la segunda producción: “If I Cry (Si lloro)”. Continuamente hemos llenado los teatros con ovaciones y el público se ha puesto de pie después de cada pieza. A pesar de que este proceso de hacer crecer Tampa City Ballet es intenso y difícil, es muy gratificante ver que hay una puerta que se abre a esta nueva visión artística en Tampa.


Sobre el autor:  Asley L. Mármol. Nació en Marianao, Ciudad de La Habana, Cuba en 1977. Poeta, novelista y crítico de arte. Actualmente reside en Tampa.

www.asleylmarmol.com


  • Facebook - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • Google + - círculo blanco

Contacto:

813-847-4757

creartetampa@gmail.com

Join our mailing list

© 2023 by Crearte Tampa for business